Top Tag
“Se Sufre Por Dentro Y Nadie Se Da Cuenta” Salud Mental, Factura Impaga De Las Estadísticas Sanitarias Y Un Tema De Agenda Social




“Miré las vías del metro D durante unos segundos, vi a la gente a mi alrededor, volví a mirar las vías y la imagen de mi hija llorando junto a un cajón, sintiendo como si su madre la hubiera abandonado, pasó por mi cabeza. .” ‘Tengo que hacer algo’, me dije en ese momento. Daniela tenía 35 años cuando ingresó en una clínica privada en 2020 para un tratamiento de depresión.

“La depresión te vuelve inútil como ser humano; te impide disfrutar de los placeres de la vida”. Es un sentimiento interno de vacío y desesperanza, una separación de todo, que te impulsa a implorar a tu cuerpo que ‘levántate, dúchate, come, sonríe’, y requiere mucho trabajo. “Sufres por dentro y nadie se da cuenta”, explicó.

Con frecuencia, la salud mental se subestima, se estigmatiza y se trata como un tema tabú. Hoy es el Día Mundial de la Salud Mental, que fue instituido por la Organización Mundial de la Salud para aumentar la conciencia sobre su importancia (OMS). Los retiros de Simone Biles y Naomi Osaka de las competencias olímpicas ayudaron a resaltar la importancia de mantener la salud mental para mantener la forma física. Según datos del gobierno nacional, una de cada tres personas en Argentina, incluida Daniela, desarrolla un problema de salud mental después de los 20 años. El abuso de sustancias, la ansiedad y la depresión son los más comunes.

La Federación de Psicólogos de la República Argentina (Fepra) afirmó que no cuentan con datos estadísticos, pero “podemos afirmar que la demanda de consultas terapéuticas aumentó significativamente en el contexto de la pandemia, favorecida por el esquema de la tecnología virtual”, según al psicólogo Jorge Garaventa.

“La depresión te arruina como persona y te impide disfrutar de los placeres de la vida. Tienes un sentimiento interno de vacío y desesperanza”.

Daniela es una mujer de 35 años.
En la misma línea, la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA) afirmó que el número de pacientes se ha incrementado desde el inicio del ASPO (Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio), sin embargo no entregó datos estadísticos.

A Daniela se le diagnosticó un trastorno adaptativo mixto con síntomas depresivos y ansiosos en 2018, producto de una circunstancia estresante de asistencia laboral y económica, que derivó en un cuadro de depresión a largo plazo. “De repente, no pude levantarme de la cama”. Estaba exhausto sin motivo aparente y sentía como si mi cuerpo pesara 200 kilogramos. “Me hice análisis de sangre porque supuse que tenía anemia”, agregó, “pero la miseria y la angustia persistieron y perdí mucho peso”.

Luego le rogó a la madrina de su hija, que en ese momento tenía 11 años, que la pusiera en contacto con un psiquiatra. Le recetaron un antidepresivo, un antipsicótico, un estabilizador del estado de ánimo y clonazepam. “Incluso me quedé dormido en mi escritorio en el trabajo”. Estaba sobremedicada y automáticamente actuaba como un robot. No sabía cómo describir cómo me sentía por dentro, como si no tuviera alma. “Así que fingí que me dolía el estómago o que estaba contraído”, explicó.

“Incluso me quedé dormido en mi escritorio en el trabajo. Tomaba demasiados medicamentos y actuaba como un robot. Me sentía completamente vacío por dentro, como si no tuviera alma”.

Daniela
Empezó a beber vino con la esperanza de que las drogas tuvieran un mayor efecto sobre ella. “Fui al hospital porque no quería que mi hija me viera llorar más”, explicó. Me sentí culpable porque no sabía cómo disfrutar mi tiempo con ella. Te sientes como una carga en ese momento, y todo lo que puedes pensar es que si tu vida va a ser así, preferirías morir. Una noche calculé a qué edad mi hija estaría menos traumatizada si me suicidara. “Viviré unos años más y luego me suicidaré”, razoné “, dijo Daniela.

Según el Departamento de Estadísticas e Información en Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación, la tasa de suicidios en Argentina es de 8,7 por cada 100.000 habitantes (2019), lo que la convierte en la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 10 a 19 años. En el año 2019, 3.568 personas en el país se suicidaron.

La estancia de Daniela en el centro fue una pesadilla. “Estuve en el hospital durante 26 días, y durante la epidemia, solo teníamos 20 minutos para comunicarnos con nuestros familiares por teléfono”. Me sentí como si estuviera en prisión. “La gente estaba atada y hubo gritos toda la noche”, recordó.

Incomprensión y rechazo
“Cuando la gente piensa en la depresión, imagina a alguien que llora todo el día y come helado en pijama. Me maquillé y me veía deslumbrante, pero tenía un enorme agujero en la cara. Solo porque me río de una broma no significa Quiero decir que estoy de acuerdo con eso”. “Hay mucho estigma asociado con la salud mental”, afirmó Daniela. “Mi familia no tenía idea de lo que estaba pasando conmigo. ‘Debes estar cansada’ o ‘cállate las pilas, tienes una hija’, eran dos frases que despreciaba. “Es algo que le ocurre a muchas personas, y deberíamos poder hablar de eso de manera normal”, continuó.

Marcelo Cetkovich, director y médico psiquiatra del Instituto de Neurología Cognitiva (Ineco), señaló que las personas con un diagnóstico de salud mental tienen desafíos únicos: “Están sometidas a un estigma tremendo, por lo que la sociedad las rechaza y las malinterpreta. “Afecta a una parte importante de la población argentina y la terapia permite la reinserción a la vida social, a pesar de que algunas enfermedades mentales son crónicas, episódicas o recurrentes”, señaló.

“Hay que poner ganas y confiar en que saldrá”
“Me ingresaron primero en una clínica y estuve allí durante tres meses. Tuve que abandonar mi trabajo y mi casa, y pasé todo el día en cama. Sentí que sería así por el resto de mi vida. Natalia, que prefiere permanecer en el anonimato, tenía 16 años cuando comenzó el tratamiento para la anorexia nerviosa, que era causada por una tristeza aguda. Se le había caído el cabello y pesaba 25 kilogramos. Su hija tiene dos años y ahora tiene 38. “Las personas con trastornos alimentarios (DE) deben entender que saldrá, pero también deben tener una voluntad mínima para sanar. Continuó diciendo: “Es realmente mental”.

Natalia fue llevada al pediatra por sus padres. Ellos eran sus tutores porque ella era menor de edad. “Había muy poca información sobre los TCA hace veinte años, y los profesionales de hoy carecen de mucha preparación”. No se puede tratar mecánicamente de la misma manera que se puede tratar una dolencia física. “No todas las personas con anorexia se comportan de la misma manera”, explicó Natalia. “La cuestión fundamental es que todo el mundo piensa que la anorexia es causada por el deseo de ser modelo y el miedo a ser obeso”. Estaba deprimido hasta el punto de no poder comer. Un nudo en la garganta que nunca desaparece. Operaba mecánicamente por obligación, y como resultado, obtuve una calificación alta y me contrataron para mi primer trabajo. “Sin embargo, no me gustó nada”, continuó.

“Sale, pero el paciente debe tener al menos un rudimentario deseo de recuperarse. Se trata de la mente”.

Natalia, expaciente de TCA
Ingresó al Centro Especializado en Trastornos de la Conducta Alimentaria (CEDA) en 2010 y fue dada de alta después de cuatro años como cura. “La salud mental está completamente descuidada y una parte sustancial de las patologías, a excepción de las enfermedades hereditarias, son causadas por experiencias traumáticas que no fueron resueltas adecuadamente. Es algo que se suprime y te impide vivir la vida que estás destinado a vivir. “El síntoma viaja por el cuerpo”, dijo Olga Ricciardi, directora y fundadora del centro.

“El aspecto más dañino de esta condición es que la persona que la padece la desconoce por completo”. Le proporciona una sensación de seguridad y bienestar, y cree que tiene control sobre su vida. La cultura de la delgadez excesiva y la desaparición de la palabra, más allá de la moda, se entrecruzan con las enfermedades del TCA. “La palabra está prohibida y la comida simboliza lo verbal”, continuó Ricciardi, y señaló que la demanda de terapia para trastornos alimentarios en el centro aumentó un 24 por ciento durante la pandemia.

Las patologías se pueden curar, según el fundador del centro, con un tratamiento individual, persistente e individualizado por parte de un equipo interdisciplinario de profesionales. “Lleva tiempo conquistarlo, no es un proceso rápido”. Lo más importante es que te sientas a gusto con los médicos que selecciones. “Hay que tener mucha paciencia”, subrayó Natalia, y agregó: “Ahora vivo una vida normal”. Una vez al año, voy a mi médico para un chequeo. “Otro resultado de los trastornos mentales: me despidieron por ‘mal desempeño'”, dijo, y agregó: “Me despidieron por ‘mal desempeño'”.

Daniela, que ahora tiene 38 años, dejó de tomar medicamentos en marzo y continúa recibiendo tratamiento cognitivo-conductual. “El esfuerzo diario que se puede hacer es un gran logro”. La gente necesita saber lo que nos está pasando, por lo que no debemos dudar en hablar. Como resultado, la esperanza comienza a surgir gradualmente. “No me voy a rendir”, afirmó enfáticamente.






Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may also like